miércoles, 6 de febrero de 2013

El verbo: tiempo, aspecto, modo, número, persona y voz


Añadir leyenda
El verbo expresa la manifestación de un proceso, de una acción, de un estado, un movimiento, un cambio.
Lo que verdaderamente tiene valor comunicativo no es comer, sino comeré, habíamos comido, comed, es decir, la posibilidad de situar esa acción en un tiempo,con un modo y realizada por alguien.
El significado referencial del verbo está contenido en la raíz y son seis los morfemas constitutivos del verbo: tiempo,  aspecto, modo, número, persona y voz.

El tiempo verbal
El verbo es la única clase de palabra que permite situar un proceso en cualquiera de las tres épocas: presente, pasado o futuro.

El aspecto
Está relacionado con el tiempo. Decir Llovía apaciblemente supone continuidad en un proceso cuyo final no se expresa (aspecto imperfecto), mientras que en El verano pasado llovió mucho la acción se presenta como algo finalizado (aspecto perfecto).
Otros matices aspectuales son transmitidos por las perífrasis. Así tenemos el comienzo de un proceso: Va a llover; el reiterativo: Vuelve a llover; el durativo: Sigue lloviendo; y el terminativo: Ha dejado de llover.

El modo del verbo
Es la manera en que el hablante enfoca el proceso. Si lo hace de una forma objetiva, transmitiéndolo como algo real, tenemos el indicativo: Aprobó historia. Pero si lo que deja ver es subjetividad, sea en forma de deseo: Ojalá aprobara historia; de duda o probabilidad: Tal vez apruebe historia, el  modo empleado es el subjuntivo, que se convierte en imperativo cuando lo manifestado es un mandato: ¡Aprueba historia de una vez!

El número y la persona
Son los morfemas mediante los que se relacionan el sintagma nominal y el verbal, ya que sujeto y verbo deben concordar en ambos. La persona permite atribuir el proceso al hablante, al oyente o al mundo aludido, y mostrar la singularidad o pluralidad de los mismos.

La voz
Muestra el tipo de relación que se establece entre sujeto y predicado. Si el sujeto es agente, tenemos la voz activa; si es paciente, la voz pasiva.
Este morfema no se muestra mediante una desinencia, sino a través de una construcción perifrástica en la que se combinan el auxiliar ser y un participio, o se + verbo activo, cuando se trata de la voz pasiva refleja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada